jueves, 26 de mayo de 2011

Miedos de una madre "segundiza"



Está a punto de llegar y tengo miedo. No es un miedo al dolor físico o a las molestias postoperatorias, que más que miedo me infunden pereza.
Es miedo a no saber tratarle igual que al primero.
A no sentir los mismos indescriptibles sentimientos a medida que va "viviendo conmigo".
A no sorprenderme tanto como con su hermano, por sus primeras palabras y frases.
A no ir descubriendo, porque ya está vivido.
A no saber qué hacer y preguntar a mi madre y otras madres, pues ya soy madre.
A no investigar por internet, aspectos básicos que la maternidad da por naturaleza.
A dormir la primera noche con ella, porque ya pasé una primera noche.
A no revivir las primeras sensaciones.
A no quererle como a él, porque siemepre he pensado que no se puede querer más.
A no saber dedicarles 50% 50%
A que mi peque, no acepte ser "el Príncipe destronado"
En definitiva, a no ser buena madre para los 2...

Espero que todos estos miedos se vayan cuando vea a la pequeñita en mis brazos, pero os aseguro que en mi caso, los miedos son de "segundiza", porque de primeriza, no temía a nadaaaaaaa!!!!!sólo quería verlo y que naciera en cuanto antes!!


y vosotras?habéis sentido lo mismo que yo con la llegada de un nuevo miembro en la familia??gracias haditas

Esther del Rey

4 comentarios:

Asun Bañón dijo...

Se perfectamente a lo que te refieres, a mi enano le faltan 6 días para cumplir el año.
No tengas miedo, al igual que con el primero la naturaleza nos va diciendo como hacerlo.

Y lo del 50/50, DE ESO NADA, la pequeña requiere su atención pero todo el tiempo restante se lo dedicas al otro, porque el bebe no se entera pero los mayores si.
Mi experiencia en ese sentido a sido muy buena, he intentado que mi hija participara lo máximo en el cuidado de su hermano (y solo se llevan 20 meses): me lo ha despertado montones de veces, le ha quitado los biberones, los chupetes, le ha hecho cuarenta perrerias pero a fecha de hoy no le ha cogido celos.
La atención hay que repartirla conforme a las necesitades de cada uno.

Esto es solo mi experiencia, yo no estoy en posesión de la verdad absoluta, y a cada una le funcionan unas cosas, ya nos contaras lo que te funciona a ti.

Un beso MUY gordo.
Asun Bañón

Tania dijo...

No soy mamá y creo todavía me queda mucho para ello, así que hablo desde la experiencia de tiTa...
Te he visto crecer como amiga, como hermana y como madre. Y de primera mano también he visto como Edu aprendía los primeros retos de la vida abrazado siempre por tu amor y dedicación. Has sido, eres y serás la mejor madre. Siempre. Para el primero, para la segunda y para el/la tercero/a?
Has aprendido muchas cosas, pero te quedan muchas por aprender y, quién sabe, a lo mejor es tu pequeñaja quién te las enseña.
A Edu lo quieres más que a nada y con el corazón tan grande que tienes no dudo de que serás capaz otra vez, de querer al MISMO nivel, ni más ni menos, para quitarte miedos: le querrás por igual. Y estoy convencida de que a los dos al 100%!!
Edu seguirá siempre siendo tu príncipe y ahora con la suerte de que el castillo ya no estará tan vacío porque lo habitará también una princesa!! cuántas aventuras por descubrir juntos!!
Cada niño y niña es diferente, así que también tendrás que averiguar cosas nuevas, nuevos conocimientos, nueva información, nuevas costumbres!! Requerirá de un trato distinto, así que no tengas miedo a hacerlo de modo diferente a como te lo pedía Edu. Sabrás escucharla y comprenderla.

Estoy deseando verla en tus brazos... ¡la primera vez que la coges!, ¡la primera vez que tienes una niña!, ¡la primera vez que seréis cuatro!, ¡la primera vez que escuchará tus palabras!, ¡sus primeras caricias!, ¡su primer llanto!,¡su primera sonrisa!, ¡la primera hermanita de Edu!,....
¡la primera vez que eres mamá por segunda vez!

Un besiño enorme.
Ta.

Olga dijo...

Hola Esther,
Max nació el viernes pasado y la verdad, es una maravilla haber experimentado de nuevo esta sensación de tener contigo a tu bebe recién nacido. Parece imposible que puedas querer tanto, de la misma manera y con la misma intensidad a los dos, que este era mi miedo, pero es así. Los dos son lo mejor que tengo en mi vida y desde aquí te deseo lo mejor para cuando llegue el momento. Veras que es mucho mas fácil y sencillo de lo que imaginabas.
Un beso desde Salou
Olga

maletacoqueta dijo...

Ay qué alegría Esther, que ya te queda poco:
Pues sí, la verdad es que te entiendo; con el segundo llevas casi más miedo que con el primero...pero es cierto que después del parto, lo vives todo más intensamente.
Yo de verdad, estoy disfrutando mucho más de mi bebote (que como el de Asun, está a puntito de hacer un año) que con su hermanita,porque con ella siempre me daba miedo hacer cualquier cosa.
Y como son distintos, a cada uno lo quieres por su cosas...Además, ya no eres "primeriza", y nadie te dará consejos, ja,ja,ja..
¿Los celos? Mi princesa llevó fatal lo del nuevo hermanito, pero al poco tiempo no hacía más que mirarlo todo el rato, y hoy todavía sigue haciéndolo constantemente...
Y si te asaltan las dudas, recurda que a tu príncipe, le vas a dar el mejor regalo que puede hacérsele a un niño: "una hermanita con la que compartir toda su vida"
Un abrazo y que todo vaya muuuuuy bien reina.
Julia